Y los sueños…¡sueños son!

En la antigüedad se creía que quien interpretara correctamente sus sueños podría adivinar el futuro o algún oscuro secreto de su realidad presente. Era lo más natural: la “antigüedad” entendida como todo lo anterior a la creación del método científico, podía resultar una realidad muy dura de vivir. Sin embargo en todos los períodos históricos hay gente que de los grandes avances de la humanidad no se da por enterada, entre ella mucha gente “respetable”. Como resultado de esa época nos quedó la costumbre de buscarle el significado a cuanta estupidez nos viniera a visitar en la noche, fabricando arbitrariamente un montón de simbología onírica que persiste hasta nuestros días, aunque ya debiera estar desacreditada. Hablamos de cosas como que soñar que tienes piojos significa que vas a tener problemas económicos, que si comes helados es porque tienes un queso intenso reprimido, etc. Por ridículas que suenen estas cosas, todavía mucha gente cree en ellas y las da por sentado como si fueran el resultado de una investigación de tal rigurosidad que la teoría de la evolución (la teoría científica más sólida y comprobada) estaría muerta de la envidia.

¿Pero cómo todo este montón de creencias absurdas logró sobrepasar la barrera del raciocinio y llegó hasta nuestros días con credibilidad científica? Muy simple: todo fue culpa de un señor con muchos problemas con su madre, a su vez padre del llamado psicoanálisis. El sujeto en cuestión hizo un descubrimiento muy importante (el subconsciente) pero también inició la terrible moda seguida por psicólogos y psiquiatras de hoy, de crear categorías de enfermedades mentales y neurosis inspiradas en los potecitos de tupperware, caprichosamente clasificados y separados al gusto de quien los use. No contento con esto, el señor también puso su cagada respectiva hizo un importantísimo aporte acerca de la relación del subconsciente con los sueños. Y aquí es en dónde nos jodieron a absolutamente TODOS: al quitarle el carácter informal a nuestros sueños, nos obligan a volver obsesivamente sobre ellos, raspando la olla en busca de un significado oculto cuando se salen mucho de lo que se considera normal. Son millones de horas-hombre que la humanidad se ha gastado tratando de descifrar a nuestro subconsciente, una especie de gemelo malvado y misterioso que nos habla cuando deberíamos descansar.

Como he sido víctima de esa pseudo ciencia llamada psiquiatría y me conozco bien sus malas mañas, mis sueños no me aterran; en ellos un helado es un helado y un pene es un pene, yo sé distinguir bien, sin tenerle envidia a ninguno de los dos.

Sin embargo, como todo el mundo, he tenido un par de sueños raros con los cuáles los fanáticos de tupperware gozarían una bola. A mí también me han perturbado bastante más allá de mi accidentado ciclo, así que me he propuesto poner los más bizarros por escrito, a ver si tratando de explicárselos a otros por fin los entiendo. Así por última vez les doy el beneficio de la duda a los curanderos con título aspirantes a Dra Corazón. Eso sí los someto a un análisis serio, sin helados de formas raras ni piojos choros.

*ADVERTENCIA: EL CONSUMO EXCESIVO DE MÚSICA, LIBROS Y/O PELÍCULAS PUEDE SER DAÑINO PARA LA SALUD*.

1. Si no es un sueño erótico no vengas.
De repente aparecí sentada en la parte de atrás de un carro viejo, como un maverick o algo así. Lo conducía un tipo rubio con el pelo medio rapado que vestía una camisa de fuerza sin amarrar. Era Brad Pitt. A mí de verdad no me gusta mucho él pero ya que estábamos allí reunidos… tenía que ser un sueño erótico, ¿si no para qué Brad Pitt? Pudo haber sido cualquier otro. Yo ni pendeja que fuera me pasé para el asiento delantero esperando propiciar el momento, porque tampoco era cuestión de tirársele encima sin ninguna dignidad. Sí, es verdad: a veces nuestro subconsciente en vez de apoyarnos y jugar a nuestro favor, nos jode una y otra vez.
De todos los personajes que ha hecho Brad Pitt, no me pudo tocar el de Leyendas de Pasión o su anábolico súper vitamínico Aquiles. No, me tocó Jeffrey Goines de 12 Monkeys.
El niño cara e loco se voltea en su asiento y me dice, con perfecto acento gringo:
-Te voy a matarrr…
-¿Qué? ¿Cómo por qué, más o menos?
Brad se negaba a responderme y se reía volteando los ojos como en la película. Yo hecha la paisa abrí la puerta del carro y me tiré a la carretera, rodando habilidosamente hasta unos arbustos del desierto donde nos encontrábamos (algo perfectamente posible con mis cualidades físicas reales ¬_¬). Al hacerlo el carro explotó y yo aparecí en otra parte en donde era una especie de secretaria de los años 40, que transcribía a máquina un montón de cuadernos. En un momento me paré para limpiar mis lentes de gatúbela y alisarme la falda de pepas rojas que me llegaba hasta las rodillas, cosa que va contra mis firmes principios morales de exhibir completamente la mercancía. Una abominación de falda, pero había cosas más importantes por las cuales preocuparse. Miré por la ventana y ahí estaba: Brad Pitt, con la misma camisita de fuerza de Mario Bros.

-Que ladilla ¿qué quieres?

Otra vez se echó a reír, dándose golpes contra el vidrio y echando baba. Yo cerré la cortina para no ver el triste espectáculo pero el muy vivo se apareció dentro de de la oficina con un fósforo y un pote de gasolina.

-Con que me quemaste ¿no?, perrro a mí nadie me ghana.
-Chamo, en serio ¿tú no tienes un viaje de carajitos que cuidar, una película que filmar? No sé…
-Ya te dije que te voy matarrrr…
-¿Pero por qué?

En uno de esos finales de Scooby Doo, exquisito recurso que las diferentes CSI han llevado a su máxima expresión, el malvado se tomó la molestia de revelar sus planes antes de acabar conmigo.

-Vengo del futuro y tú vas a descubrir una nueva fuente de energía en tu estudio sobre la materia oscura antes que los científicos chinos y gringos.
-¡Mierr…!

En el futuro si que aproveché los comerciales entre Dexter y Desperate Housewives.

-… Estábamos a punto de adueñarnos del mundo y de dejar a los chinos viendo por un tubo, pero ellos crackearon tu computadora y se adueñaron de todo. Por eso te tengo que matarrr.

Yo por supuesto me desperté antes de que bañara todo en gasolina y prendiera el fósforo.
Gracias, Scooby Doo: te debo todo lo que sé en esta vida :´)

¿Y ustedes qué opinan?
a) Es culpa de la sociedad: nos venden un símbolo sexual y después nos lo ponen de loco o asesino en una película, para que se aparezca en nuestros sueños recordándonos que no lo podemos tener.
b) Es mi culpa: nadie me manda a preferir la ciencia ficción a las comedias románticas.

2. Steven Tyler padrino mágico.
A mí no me lo tienen que decir. Hay muchas mujeres en el mundo que se sienten miserables por no saber porqué tienen tantos problemas en su vida amorosa. Yo no tengo esa duda, yo sé quiénes son los culpables: mis padres y Kyoko Mizuki.

Tampoco pierdo el tiempo sintiéndome miserable, simplemente cada día soy más misántropa. Pero es que toda la humanidad está mal, no yo. Yo casi siempre tengo la razón… y cuando no, soy tan inteligente, que lo reconozco inmediatamente. Estoy segura de que los sabios son sabios porque saben cuándo deben sentirse estúpidos.

De todo esto fui más consciente cuando Don Señor Steven Tyler se apareció ante mí en un sueño, en un parapeto musical al estilo más cursi de A Lloyd Weber.

Todo se remonta a mi más tierna infancia, una infancia sin tv por cable o parabólica (tengo 27 años ¿y qué vas a hacer, bitch?). Una niñez que transcurrió frente a las pantallas de “tu RCTV” y Venevisión.

Fue así como, con el cerebro recién despierto a las tramas dramáticas, uno de mis primeros modelos femeninos terminó siendo una carajita catira, que se dedica los primeros 50 episodios de su serie a llorar por un macho que sólo vio una vez (¿ven lo siniestro de toda esta situación?). No me importa, Candy Candy, I love you!

Transcurren los capítulos, la muchacha se acomoda y me empieza a caer bien. Ahora es una mujer post moderna, inconforme con los principios de la sociedad y que se atreve a desafiarlos.

En algún momento aparece otro macho.

Otro inconformista, pichón de actor de teatro (abrase visto profesión más sospechosa, no me importa si era a principios del siglo XX) y que si se hubiera graduado en una High School gringa hubiera aparecido en el anuario como “el más probable para convertirse en alcohólico”. Usted conserve el mismo fenotipo (piel muy blanca, cabello largo y oscuro) ponga en profesión “músico”, y ahí voy a estar yo echando baba. Más o menos de especímenes así está compuesto mi prontuario. Pero por más que lo intento no hay remedio, es como Desperates Housewives: uno sabe que no tiene ningún sentido ¡pero qué coño!, no puedo dejar de verla.

Entonces ¿de qué le sirve a uno saber que lo que está haciendo está mal si igual va y lo hace? Es mejor no saberlo o hacerse el loco, eso fue lo que me dijo Don Señor Steven Tyler en un sueño. Al principio parece no tener sentido, pero denle una oportunidad, a lo mejor les sirva a ustedes también.

En la vida real, hace más o menos un año, había acabado de terminar una relación de esas tormentosas. Como resultado nada me gustaba o me hacía feliz y me encargaba sistemáticamente de rechazar cuanta invitación o insinuación llegaba a mi radar oxidado. Todavía lo hago, es verdad, pero gracias al consejo de Don Señor Steven Tyler he dejado de ser tan neurótica y me he divertido más.

Me paseaba a luz de la Luna en carro antiguo tirado por caballos blancos (x Seitan, que cursi!) iba mirando el paisaje mientras una larga lágrima me recorría el rostro como en uno de esos dibujos góticos. Una mano tibia en mi hombro me despertó de mi triste estado. Lentamente unas notas antiguas y una voz muy conocida llenaron todo el ambiente.

Don Steven:
I’m down a one way street
With a one night stand
With a one track mind
Out in no man’s land
(The punishment sometimes don’t seem to fit the crime)

En ese momento todo se iluminó, la luz de los reflectores me impidió ver dónde estábamos pero Don Steve me agarró la mano y me invitó a bajar del carro. Pude ver un lago con cisnes al lado de un paseo de mármol y una glorieta llena de trinitarias.

DS:¿Entonces vas a seguir tirada ahí como un manatí con indigestión o me vas a parar bolas?
Qué raro: en mis sueños se habla español.
Yo: ¿pararte bolas con respecto a qué?
DS:
Yeah there´s a hole in my soul
But one thing i´ve learned
For every love letter written
There´s another one burned

Yo: (con preocupación y vergüenza) eso no tiene nada que ver conmigo…
DS: ¿no? Ese es tu problema. Te crees muy buena para los demás y víctima de los hombres ¿por qué crees que eres mejor que ellos si haces lo mismo que te han hecho a ti?
Yo: (con los ojos bien abiertos y cara de inocencia) Yo no he hecho nada.
DS: Sí has hecho. Ahorita mismo te hice toda esta escenografía de Disney, y yo sé muy bien como te encanta Disney, y tú lo que hacías era llorar y quejarte.
Yo: bueno, es verdad me gusta Disney, pero no tienes que sacármelo en cara…aquí delante de toda esta gente imaginaria.
DS: No cambies el tema. A mucha gente le has hecho lo mismo, nada te gusta, nada te parece suficiente. Así hieres a mucha gente que de verdad te quiere, mientras tú estás muy ocupada sabiéndotelas todas.

Take a walk outside your mind
Tell me how it feels to be
The one who turns the knife inside of me…

Yo: es injusto. Yo no fui siempre así, ahora lo soy porque me han pasado cosas malas y he aprendido. ¿Cómo voy a olvidar lo que he aprendido? Hay personas que llegan a los 40 siendo unas ilusas pensando lo mismo que cuando tenían 20.

Take a look and you will find there’s nothing there girl
Yeah I swear, I’m telling you girl yeah ‘cause
There’s a hole in my soul that’s been killing me forever
It’s a place where a garden never grows
There’s a hole in my soul, yeah I should have known better
‘Cause your love’s like a thorn without a rose

En mis sueños canto muy bien, como una mezcla entre Janis y La Lupe.

DS: ¿Y tú estás mejor que esa gente? Ya ves que no ¿de qué te sirve sabértelas todas? Lo que haces es saborear tu amargura y de paso te sientes muy orgullosa. Pero yo te voy a decir algo: a la gente que se fija en ti no le entregan un manual con todas las cosas fastidiosas que te han pasado. Si te dicen que les gustas y que estás bonita hoy, probablemente sea sólo eso y no parte de un plan internacional macabro para joderte.
Yo: ¿Tú crees? Porque yo siempre he pensado que Osama me odia por todas las cosas malas que he dicho de su religión. También el Papa debe odiarme y Bush padre…
DS: te tengo una noticia: tú no eres tan importante…y el mundo tampoco gira alrededor de ti.
Yo: (auténtica decepción) ¿en serio? ¡Qué lástima! Yo juraba que…
DS: jurabas que si alguien te quería de verdad tenía que pasar por una carrera de obstáculos diseñada por Johnny Knoxville. No, mira…yo creo que sólo Megan Fox podría permitirse eso. Tú, definitivamente no.
Los dos: (agarrados de la mano sobre un bote con forma de cisne, ¡qué mal me ha hecho Disney!)

Is it over
Yeah it¹s over
And I¹m blowin¹ out the flame…

Take a walk outside your mind
Tell me how it feels to be
The one who turns the knife inside of me

Regresamos a la orilla. Me ayudó a bajar del bote y aparecí en el carro de nuevo. Él se quedó junto al lago y al despedirse me dijo:

DS: Re cuerda siempre que tú también tienes derecho a ser feliz pero te vendría bien callarte la boca de vez en cuando. Sobre todo después de tirar, recuérdalo, pequeña saltamontes ¡es muy importante!
Yo: Muchas gracias, Don Señor Steven Tyler. Siempre lo recordaré.
¡Puff! Me desperté.

¿Y ustedes? ¿Alguna vez han soñado que alguien famoso les da consejos? ¿Han considerado después de esto salir de vez en cuando y dejar de pasársela pegado al equipo de sonido o MP4, Ipod, etc.? ¿Piensan que tener vida social no sería lo peor después de todo?

3. Insepchion
:

Desde que salí de la sala del cine supe que iba a tener pesadillas.

Si algo me enseñó el Señor de los Anillos es que el mal puede tomar muchas formas pero su predilecta siempre será la del bien, la de la cara bonita que espera a que te agaches a recoger una flor para apuñalarte por la espalda. Así empezó este parapeto, una pesadilla tan bizarra como actual que hasta el día de hoy no ha sido superada. Han pasado apenas algunos meses, pero el recuerdo es tan horroroso que creo que siempre estará entre las peores.

Esa noche cuando llegué del cine fui a guardar mis zarcillos en el clóset y allí en la caja de los lentes estaban las entradas de los dos conciertos para los que ya contaba los minutos: Lamb of God, en octubre y Anthrax, en noviembre. Estaba muy emocionada por estos magnos eventos así que tomé los tickets entre mis manos, me les quedé viendo como si fuesen bebes y le di un besito a cada uno…bueno a la de Anthrax le di dos.

Verán las metaleras también podemos ser muy cursis. Si usted tiene una amiga metalera que niegue que en su intimidad se comporta como fan de Justin Bieber, hágale este test:

a) ¿Ha estado usted alguna vez perdidamente enamorada de Dave Mustaine/James Hetfield/Peter Steele?
b) Soñó despierta, en más de dos ocasiones, que el sujeto de la primera pregunta le cantaba en el oído mientras usted le hacía cosquillitas o trencitas en el pelo.
c) Al menos una vez que le “doliera la cabeza”, se ha imaginado usted que su novio de metro cincuenta de altura y habilidades musicales propias de un mono ciego, sordo, sin manos y con daño cerebral, es uno de los anteriores personajes.
d) Cuando ve una imagen de su grupo favorito se lleva involuntariamente las manos a las mejillas exclamando en voz alta “¡qué bellos!”. Lo ha hecho aunque su grupo favorito sea Motörhead.
e) Guarda misteriosamente imágenes de sus grupos favoritos en la computadora, aunque son más de veinte fotos nunca aparecen todos los integrantes del grupo en cuestión.
f) Lee constantemente reportajes y entrevistas sobre sus grupos favoritos pero en realidad pasa más tiempo viendo las fotos y suspirando que leyendo.

Si la interrogada no responde afirmativamente al menos cuatro de las preguntas anteriores, no es metalera. Si es metalera y aun así responde negativamente es lesbiana ¡y lesbiana carrito! No hay duda.

Después de este y demás rituales nocturnos femeninos, como quitarse el maquillaje y echarse la crema nocturna, todavía con el medio litro de refresco light haciendo estragos en mi panza en fase uno de gastritis, me fui a dormir bien arropadita. Inocente de mí, como si irse a dormir tranquilamente fuera posible en este país.

Poco a poco las imágenes se formaron en mí mente…estaba yo en el concierto de LOG, lo supe al ver a Randy B. en una tarima mientras decía las líneas que preceden a Omerta. Como era de esperarse me puse a gritar, respondí “I will kill you” en su momento y cuando sonaron los primeros acordes revienta cabezas sentí un par de brazos alrededor de mí. Está bien, yo sé que esa canción y ese grupo no es lo más usual para iniciar una sesión romántica, ¡pero es mi sueño no el tuyo! De hecho la sensación fue muy agradable, aun así como toda una dama, volteé para ver quién era.
Allí estaba: con su hermosa palidez vampírica y su pelo negro (¡ay qué bello!), era Frankie Bello de Anthrax, mi fantasía sexual número 2 de todos los tiempos uno de los mejores bajistas del metal de todos los tiempos.

¡Santas claves de Fa, Batman! ¡Qué suerte!
-Hola.
Sí, en mis sueños definitivamente se habla español.
-Hola, Frankie-dije yo pasando las manos descuidadamente por mi cabello- ¿pero qué haces aquí? Si falta más de un mes para tu concierto…
-No te hagas la loca: tú sabes muy bien que hago aquí.
-Bueno, sí…si a eso viniste ¡qué más queda!

No había ni terminado de decir eso cuando ya le había saltado encima y empezado a caerle a latas. Era todo muy bonito para ser verdad y como saben, ya experiencias pasadas me habían advertido que en estos asuntos no hay que perder el tiempo. Yo no sé por dónde iba él pero yo ya estaba en segunda base cuando, de la nada, empieza formarse detrás de nosotros un rostro muy conocido. Cierro los ojos y me aprieto más contra él, diciéndome a mí misma “no, no puede ser…vete, malévola presencia”. Pero finalmente escuché una voz, una voz que se correspondía con el maléfico rostro que acababa de ver y que por poco me quita las ganas de seguir hasta tercera. Ignorando mis instintos por la ocasión, hice de tripas corazón y proseguí con la manoseadera salvaje a mi invitado de honor. Pero la voz se hacía más y más fastidiosa, tanto que me obligó a despegarme de Frankie y ver a mi alrededor…¡ni William Friedkin y Kubrick juntos, hubieran podido conjurar una escena más espantosa! Ya no estaba en el concierto de LOG. Randy, Chris, todos se habían ido dejándonos a Frankie y a mí en un escenario post apocalíptico, filosóficamente opuesto a la ciudad perfecta que Leonardo Di Caprio y Marion Cotillard habían creado en sus sueños.

A nuestro lado se abrían dos filas de sillas. Poco a poco estas se fueron llenando con rostros dignos del Amanecer de los Muertos, nombres como María Cristina, Giordani, Rodríguez Araque, se adjudicaban la nomenclatura de esas horrorosas carátulas cada una más fea que la anterior, por si esto fuera poco los zombies gritaban y aplaudían meneando sus cabezas al son de Fiesta en Elorza, canción que nunca más podré disfrutar. Delante de esta orquesta infernal, dominando la función como una oscura presencia estaba él, bajo esas letras, esas fatídicas letras que sentencian a muerte cada domingo en el hogar. Letras rojas como la sangre, que invocan a un ser que nunca ha estado vivo, y si lo ha estado ha hablado tanta paja en el camino que se ha hecho inmortal. Sí: estábamos en el set de Aló Presidente.

-Nooooooooooooooooooooooo … ¿pero qué es esto?
-¿Qué se yo? Si no sabes tú –Frankie de verdad estaba muy cómodo, me apretó la mano diciendo: ¿pero qué importa? Lo importante es que estamos los dos.
-No tú no entiendes… ¿qué hace él aquí? Leonardo o la otra carajita, alguien que saque a este tipo por favor…
Yo no quería abortar el sueño por razones obvias, pero tampoco podía seguir así…
Traté de ignorarla pero La Presencia, como siempre, quería protagonismo.
-Qué bellos esos muchachos, así es el amor…vamos todos a cantarle a esta liiiinda parejita.
Inmediatamente todos se pusieron a aplaudir y cantar.

Vestida de garza blanca,
La brisa de la mañana
Trajo en el arpa viajera…

A estas alturas mi libido y mi patriotismo se habían convertido en ganas de vomitar.

-No, Frankie. Mira yo así no puedo, tú no entiendes, son muchas cosas a la vez.
-Pero ¿qué quieres qué haga yo? Es tu mente, no lo puedo sacar.
-¿Ves? Si fuera Kerry King le entraría a coñazos.
-¿Qué dijiste?

Los hombres son hombres así sean imaginarios. Este hizo lo propio:

-Bueno si quieres me voy ¿a quién quieres, a Kerry o a mí?
-A ti mi amor, a ti.

La Presencia continuó como es su costumbre: volviendo mierda todo a su paso.

Cómo es posible olvidarte
Con una pena tan honda
Que me está robando el alma
Si cuando uno más quiere
Si cuando uno más quiere
El destino lo separa

– ¡Qué hermosa canción! Para esta liiiiinda parejita. Elías anótameles una casa y un terreno a esos muchachos, pa’ que se vayan al campo a sembrar y a llenarlo de muchachitos…
-¿Qué? ¿Casa en dónde?- preguntó Frankie muy emocionado.
-En los llanos de Venezuela…
-Venezuela… ¿allí no es donde a Danny Glover le regalaron una película?
-¡Claro! Aquí les abrimos las puertas a todos. Mientras menos pela bolas más cosas te regalamos…

Faltaba más: el susodicho no conforme con robarme el futuro, busca cómplices entre mis distracciones.

-Bueno, yo también quiero una película… ¡y un estudio de grabación!
-Pero ¡claro! Y si te casas con la india esa con la que viniste yo mismo le digo a Oliver Stone que te la dirija. ¡Epa, pero si allí está Oliver con Sean Penn! Y ahora este muchacho, porque a los cuarenta y pico uno todavía es un muchacho, jejejeje. Yo a esa edad todavía trotaba como 20Km de una. Dígame Alí escondido en las montañas, ese se caminaba todos esos cerros y ni un juanete le salió. Bueno, entonces como estaba diciendo, ahora tenemos a este muchacho que es músico y que quiere hacer una película. Y de paso se quiere casar con una de nuestras mujeres aborígenes, de esas abandonadas de la tierra, a esta la rescatamos de las calles en la misión Yo Sí Puedo.

*Aplausos histéricos*

Elías y Farruco aprovecharon la ocasión para pararse a mí lado y levantarme las manos en señal de victoria popular.

Yo hubiera intentado explicarles que lo que cargaba no era un guayuco sino un hilo dental de La Senza, que a veces se ponen muy creativos con los diseños, pero cuando miré a mi lado estaba Frankie idiotizado sonriendo de oreja a oreja:

-¿Viste, mi amor? Nos vamos a casar…

En otras circunstancias me hubiera alegrado, hubiera saltado de la emoción y mi sueño terminaría bajo un árbol del Parque Negra Hipólita, él tocando el bajo y yo haciéndole trencitas en el pelo, mientras le zumbaba en la bemba, cuadrito a cuadrito, un chocolate Cri Cri. A lo mejor en el fondo hasta se hubiera escuchado el Back Trío. Pero a estas alturas la india que escribe esto se había alejado por todo el pasillo con ganas de derrumbar el set a punta de flechas envenenadas, deseando por primera vez en su vida haber nacido en otro país.

Por supuesto me desperté sudando frío. No pude dormir más por esa noche…ni la siguiente.

Por favor, no espero sus análisis…
Si tengo otro sueño como este me tomo un tetero de Haldol y me voy al manicomio a pie por la autopista.

Anuncios
  1. #1 por The Goddamn Devil el 23 mayo, 2011 - 12:06

    oh my god!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    de pana, creo que de pana, coño que de pana, de pana de pana… tu unico problema es que consumes mucho contenido chatarra, la comida chatarra sabe bien por lo menos, pero el contenido chatarra de pana pudre las neuronas…
    igual no te preocupes mucho, yo sueño con muertos, mucha sangre, violencia, gente que nunca he visto a darme consejos, amores perdidos que quieren volver a que les de una oportunidad, y un poco de cosas, y bueno ya no les paro mucha bola, total la vida son tus sueños y los sueños… son solo sueños…
    saludos…

  2. #2 por gyubari el 24 mayo, 2011 - 3:43

    Oh sí…a la Smirnoff le están echando mezcal, tengo esa teoría…

  3. #3 por luis el 20 julio, 2011 - 22:53

    Gogo buscate en panfleto o en mi blog un post llamado igual que fue una respuesta a chaman urbano quien es sicoanalista ahi hablo sobre las teorias de los sueños, bueno casi todas. Ninguna tan fumada como esta.
    Y estoy de acuerdo con tu hipotesis de la mescalina. Dejate de eso.

    • #4 por gyubari el 21 julio, 2011 - 7:07

      Ya lo había leído, creo que incluso antes de publicar este. La verdad es que hace tiempo me leí todos tus artículos de panfleto y llevo una buena parte del diario…no tengo ningún tipo de autocontrol intelectual, soy como una piedrera de la lectura…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: